Marzo de 2020: se producen los primeros casos de Covid-19 en México. En abril, el trabajo desde casa será obligatorio para todas las profesiones no sistémicas. Esto también obliga a WMP México Advisors a un nuevo reto. En la actualidad, WMP lleva ya un año trabajando remote. En esta entrevista, la socia Simone Koch habla de los mayores retos y de cómo WMP ha conseguido seguir trabajando en equipo.

¿Cuál fue el mayor reto a la hora de introducir la oficina en casa?

Simone Koch

La introducción de la oficina en casa fue un reto, especialmente en el departamento de contabilidad. Teníamos que asegurarnos de que todo el mundo tuviera acceso a todos los archivos y al servidor. En particular, en el ámbito de la contabilidad, antes de la pandemia todavía era una práctica común recoger los documentos del cliente en forma impresa y trabajar con ellos. En el ámbito de la gestión de cuentas clave, nos adaptamos bien y pudimos cambiar rápidamente las estrategias de trabajo a videoconferencias, etc., y esto también funcionó muy bien con los clientes, ya que a partir de ahora también tenían que trabajar desde casa.

¿Cuál era su experiencia con el home office antes de la pandemia?

Antes de la pandemia, teníamos relativamente poca experiencia con el home office; en realidad, se veía más bien como una ventaja. Sólo había algunas personas que trabajaban un día en la oficina y uno en casa. Así que cuando todos entramos en home office el 1 de abril, ya era un cambio y una novedad para todos nosotros.

¿Qué métodos se introdujeron para mantener la comunicación y los flujos de trabajo a pesar de la oficina en casa?

Tenemos varias aplicaciones que utilizamos ahora, en las que también se puede ver quién está trabajando en cada proyecto. Como no se puede llamar rápidamente al otro lado de la mesa, tenemos diferentes grupos en sistemas de chat. Por la mañana, discutimos lo que está en la agenda de hoy y luego todos se ponen a trabajar. También utilizamos varios sistemas de registro de tiempo y videoconferencias con los clientes, que ahora funcionan muy bien. Y todo el mundo está configurado de la misma manera. Es un poco más difícil a nivel de interacción social: antes de la pandemia, teníamos reuniones después del trabajo una vez al mes, pero con la introducción de la oficina en casa, eso ha desaparecido. Al principio intentamos hacer pequeños eventos a través de Zoom, pero nos dimos cuenta de que no todo el mundo tenía ganas de sentarse frente al ordenador durante mucho tiempo por la noche. Esas relaciones con los empleados y la interacción social son definitivamente algo que falta en la oficina en casa.

Echando la vista atrás, ¿cuál es su conclusión sobre un año de oficina en casa? ¿Cuáles han sido los mayores aprendizajes?

Mirando hacia atrás, nos fue muy bien. Hemos sido capaces de mantener nuestro negocio en marcha y el final de año también ha ido muy bien. Estoy muy orgullosa de nuestro equipo porque logramos exactamente los mismos resultados que antes de la pandemia. Al mismo tiempo, teníamos algunos proyectos especiales, como la implantación de SAP Business One, pero al final también lo gestionamos desde nuestra oficina en casa. Por eso va mejor de lo que pensábamos. La gente suele pensar que se trabaja menos en una oficina en casa, pero en nuestro caso es todo lo contrario. Una de las razones, por ejemplo, es que no todo el mundo tiene la mejor conexión a Internet en casa y algunas cosas tardan más, por lo que es habitual que la gente trabaje más tiempo por las tardes. En consecuencia, si la gente se une y cada uno hace su parte, va bastante bien. Estamos contentos de cómo ha ido.

¿Cómo funciona actualmente WMP Mexico Advisors?

Actualmente tenemos un horario rotativo, es decir, la mitad en la oficina y la otra mitad en casa. Eso es muy bonito, porque por fin nos volvemos a ver. El aspecto social también forma parte de ello: hablar con los empleados, intercambiar ideas. Eso es muy importante para la motivación. Pero creo que en el futuro también será posible llevar a cabo un montaje como éste. Este año de la pandemia y el año de la oficina en casa ha cambiado sin duda la forma de trabajar para el futuro, pero creo que es bueno que todo el mundo vuelva a estar en la oficina al menos la mitad del tiempo. ¡Y por supuesto que motiva!